sábado, 22 de mayo de 2010

Vigilando el antro de los asesinos

“Pero por qué decía cosas tan raras

los guardas nunca osaron preguntarle,

porque aquel a quien dieron por destino

vigilar una cárcel de desgracia,

sellar debe sus labios con cerrojos

y transformar su rostro en una máscara”

Oscar Wilde

· Vigilando el antro de los asesinos

· (La balada de la cárcel de Reading)

· Acrílico sobre lienzo. 97 x 146 cm.

· 2010

4 comentarios:

AVS dijo...

comoq me da miedo la imagen.

Ernest dijo...

si,era de las que daban mas miedito de la exposición. Asi que enhorabuena por transmitir esa sensación.

Ester dijo...

gracias, queria transmitir una sensacion extraña y aterradora en relacion a lo que expresa el fragmento

Irene Membrives dijo...

No quisiera encontrarme dentro del cuadro. xD que miedo.